Etiquetas

, ,

Por: Eusebio Manuel Valdivia Rucoba*

El objetivo de este artículo es indagar acerca de la importancia del símbolo y el lenguaje en la comprensión del mundo. Asimismo, resaltar su importancia dentro del desarrollo de la cultura y la civilización. Por otra parte, se tomara en cuenta  los aspectos negativos y positivos en la construcción del símbolo y su utilización.

1

Nuestros antepasados se convirtieron en humanos con la aparición del lenguaje. No estamos negando que otros seres se puedan comunicar. Todos los animales tienen ese privilegio, e incluso- y esta comprobado- las plantas reciben y transmiten información, pero sólo los humanos poseen lenguajes compuestos por vocabularios y formados por símbolos. Así, si nos remontamos a los orígenes de nuestro lenguaje, llegaremos a lo que se conoce como el “Proto-Lenguaje”: una forma de comunicación limitada compuesta por símbolos pero con una primitiva gramática que debió conceder  al hombre una ventaja contra sus contrarios.

El símbolo aparece como la necesidad de comprender y clasificar el mundo. La simbolización de las cosas que rodeaban al hombre-naturaleza, personas o ideas- surge como primera respuesta a esta inquietud. La fase previa a esta simbolización, es la aprehensión del mundo a través de imágenes en nuestro cerebro.En esta etapa, cada una de las imágenes les es asignado un nombre  y una figura mental. Luego, son transportadas hacia el campo léxico terminando así su ciclo de asimilación. De esta manera la percepción del mundo es representa de dos formas, como efigie y gramática.

Por otra parte, este proceso de simbolización, trajo como consecuencia el incremento de la capacidad conceptual,la transformación y la posibilidad de nuevas formas de aprendizaje. A nivel social esta transformación simbólica significo la ampliación del conocimiento humano. Las experiencias individuales, ahora, se transmitían de unos a otros y el saber privado retrocedía para dar lugar a lo público. Esta nueva forma de aprendizaje entra en un juego de repeticiones que lo llevaran a transformarse, luego, en tradiciones, costumbre y cultura.

Así pues,el lenguaje y su proceso de simbolización dieron como consecuencia la cultura, el modo general de vida compuesto por entendimientos, instituciones y costumbres, cuya existencia mantiene su uso y dependencia del lenguaje.Entonces, estamos concluyendo que el lenguaje y su simbolización han sido esenciales para el éxito de la vida humana.

2

Ahora bien, el lenguaje ha permitido al hombre describir y descubrir nuevas dimensiones del mundo, viajar al pasado y hablar de un futuro que no existe o no conoce. Y, es justo de esa particularidad del lenguaje,  de construir una realidad no existente (por lo menos en materia), en la que haremos énfasis en los siguientes párrafos.

Los hombres vivimos en una realidad compuesta no solo por formas naturales (rocas, arboles, ríos, etc.), sino también por cuerpos abstractos como cosmologías, instituciones, matemáticas y demás formas concebidas por expresiones performativas. Por consiguiente, el hombre se desenvuelve en una realidad que el mismo ha inventado a través del lenguaje.

La aparición del lenguaje, dentro de la vida social,no se resumió en puras ventajas para el hombre. Existieron -y existen aún- algunos obstáculos o errores que trajeron como consecuencias algunas contradicciones que eran permitidas por su misma naturaleza. El lenguaje no fue la excepción a la idea que cada avance plantea nuevos problemas a la vez que corresponde y mejora los anteriores.

El desenvolvimiento del lenguaje como una “falsedad”. Como explicamos anteriormente, el lenguaje tiene la particularidad no solo de describir materias concretas, sino también abstractas, creaciones de nuestra mente, verdades no objetivas,  carentes de realidad y veracidad: falsedades. Esta capacidad de falsear la realidad es una característica de la especie humana difícil de encontrar en los animales.

El problema no esta en la formulación de una realidad abstracta, que gramatical y simbólicamente son adecuadas a las reglas de la gramática. Por ejemplo, La afirmación un “unicornio” o cualquier otro ser fantástico, se ampara correctamente en las normas de la gramática (decir: “vi un unicornio parado en mi ventana” gramatical es correcto.),  y simbólicamente  no incide en ningún error,  ya que significa la conjunción de dos o mas figuras en nuestra mente.

El problema, tal como lo planteamos, esta en la utilización de estas “falsedades” como actos perversos. La construcción histórica de los discursos de poder siempre han estado matizadas por el uso de falsedades y el lenguaje ha sido su mejor instrumento para su difusión.

Para concluir, así como cuando nos enfrentamos a un problema empuñamos cualquier objeto que sea útil, sin importar que sea,como arma o una prolongación de nuestro cuerpo. Lo mismo ocurre con el lenguaje: es nuestro instrumento, el arma que nos protege contra los otros y nos informa sobre ellos: una prolongación de nuestros sentidos.En ese sentido, el lenguaje se ha convertido en un instrumento indispensable en la vida del hombre. Su capacidad de concebir nociones abstractas lo ha vuelto ventajoso y peligroso, a la vez. Todo depende del modo en que se le use o entienda.

 *(Alumno de Antropología, UNMSM)

BIBLIOGRAFÍA:

CUATRECASAS, Juan. Lenguaje, Semántica y Campo Simbólico.PAIDOS, BUENOS AIRES, 1972.

STEINER, George. EL Lenguaje y El Silencio. GEDISA, BARCELONA, 2004

SAUSSURE, Ferdinand DE: Curso De Lingüística General. ALIANZA EDITORIAL, MADRID, 1995

Anuncios