Etiquetas

, , , , ,

Texto y fotografías por: Kattya Lázaro Gómez 

Camino a la estancia.

Nilo llegó, hace ya más de veinticinco años, desde el Valle del Mantaro  al lejano Codo de Pozuzo en el distrito de Puerto Inca del  departamento de Huánuco. Confiesa que siempre le gustó la idea de tener una estancia ganadera y recuerda gratamente de su tierra natal el mes de agosto en el cual   celebraban la herranza, conocida en el Centro del Perú como Tayta Shanti (Fiesta de Santiago).

Nuestro país goza de diversidad cultural y las costumbres de cada pueblo son marcas que nos diferencian, pero que no nos dividen; al contrario crean lazos. Es así como podemos ver en la Capital (para hacer un ejemplo general) manifestaciones populares de todas partes del Perú, es que hay en cada peruano, opinión personal, una nostalgia especial por lo nuestro, por lo que desde niños hemos vivido y celebrado, nuestras costumbres y tradiciones.

Nilo y familiares suyos que llegaron para el Santiago.

Nilo, quien por cuestiones de trabajo y de tiempo no ha podido asistir al Santiago familiar que hacen en Jauja, ha decidido este año hacer una pequeña “herranza simbólica” con el ganado que posee.

Cecilia, esposa de Nilo, preparando las cintas para el ganado.

La herranza es una tradición andina, es una fiesta dedicada a los animales y en honor al Tayta Wamani, que sería adaptado cuando llegaron los españoles en honor al Apóstol Santiago.

La mesa para la herranza, las cintas y la coca son las protagonistas.

Esta familia se dedica a la venta de bovinos, ahora sólo han puesto cintas a las vacas y becerros, cebúes la mayoría (no a los toros pues son para venta y no se quedarán por mucho tiempo en la estancia).

Las vacas y becerros salen de la herranza adornados con sus cintas.

Anuncios