Etiquetas

, , , ,

La cumbia andina central central, “chicha”, y su real alcance 

Por: Fernando Ríos Correa 

los-shapis-m

Otra de las trampas a las que nos conduce seguir de cerca los fenómenos solo a través de los medios de comunicación, es el hecho de entender que los fenómenos suscitados en la capital del país, tienen, en realidad, alcance nacional. Es cierto que la chicha se reveló como una de las expresiones musicales más notorias de finales del S XX, pero no por ello la única, pues como lo hemos sostenido a lo largo del texto, diversas regiones del país tenían versiones propias de cumbia a mediados de las décadas de 1970 y 1980. El principal mérito de la chicha, y su capacidad para atender a tanta bibliografía académica, es la cercanía que el fenómeno, desde su génesis, tuvo a la ciudad de Lima: tan solo a 5 horas en auto y una expansión cultural a lo largo de la carretera central que influyó enormemente en gran parte de Lima Este, Lima Sur, y algunas zonas de Lima Norte.

Lo cierto es que, a pesar de aquello, la chicha como variante musical no es muy conocida en lugares como Ucayali, Cajamarca, Piura, Tumbes, Lambayeque, Madre de Dios o Loreto. Salvo una banda, Los Shapis, las experiencias en torno a la cumbia en estas regiones del país ha estado ligada más a proyectos locales que, en algunas ocasiones, han obtenido tanto o más éxito mediático en Lima que la chicha, y que sin embargo, no han logrado captar la misma atención respecto a su estudio académico, quizás porque los demás espacios –como el caso de Lambayeque con el Grupo 5, o Puno con Los Puntos del Amor- no han sido tan recurrentes en las investigaciones de las ciencias sociales peruanas. La chicha tuvo el acierto de nacer precisamente en uno de los espacios más explotados por la antropología: el valle del Mantaro. Pero aún a pesar de ello, como notábamos desde la introducción, tener a la mano tanta bibliografía respecto casi exclusivamente a comunidades campesinas en el Mantaro, y muy pocos estudios de la evolución urbana y social de la ciudad de Huancayo, llevan a entender que la chicha, también, goza de una naturaleza parecida dentro del contexto de la cultura Wanka. Javier Ávila dice al respecto, “como se sabe, desde su fundación como disciplina académica, la antropología peruana había construido en torno al indígena, a su otro disciplinario. Las comunidades indígenas (luego campesinas) y nativas fueron el locus fundamental de los estudios antropológicos. Sin embargo, la paradoja fue que mientras los antropólogos fabricaban discursos “esencialistas” sobre las comunidades, los sujetos de dichos discursos iban abandonando, en número cada vez mayor, el campo para afincarse en los extramuros de la ciudad” (2003, p. 169).

Conclusiones

Por un lado, se establece que la chicha, cumbia andina central, no es una producción limeña, como hasta hoy se ha sostenido. Se explica que la formación de bandas de rock por parte de jóvenes de clase media, y la mimetización, años más tarde, de estas formaciones con jóvenes advenedizos de la periferia local, migrantes y de barriada casi todos, traería consigo un viraje de proyectos rockeros hacia formas más tropicales, tanto por un sentido de empatía musical como por razones económicas.
Se reconoce la influencia del huayno en la conformación de la cumbia andina central, pero se intenta negar que esta sea el tronco desde el cual parte, y por el contrario, se toma al rock y la nueva ola, además de su instrumentación, como las principales influencias de la tendencia chicha.
Se explica lo que para el alumno es el real alcance de la música chicha: una variante de cumbia de la sierra central del Perú, y no un concepto que encierra todas las expresiones musicales en torno a cumbia en el país, pues se hace notorio que cada área tiene sus propias experiencias en cuanto a malear la cumbia costeña, otro de los troncos. Se muestra relevante el hecho de considerar como algo grave y negligente entender que la chicha es, a su vez, cumbia costeña, cumbia selvática y cumbia norteña. Se analiza, además, una de las razones por las que el término chicha es utilizado como un contenedor de la totalidad de expresiones periféricas de la ciudad de Lima: una necesidad de la ciudad tradicional por englobar dentro de un solo término lo que esta considera como “el otro”, en desmedro de la valoración particular de cada expresión, y se advierte la negligencia de las ciencias sociales al momento de hacer eco de este tipo de conceptualizaciones mediáticas.

BIBLIOGRAFÍA 

ÁVILA, Javier (2003). Lo que el viento (de los andes) se llevó: Diásporas campesinas en Lima y los Estados Unidos. En: Comunidades locales y transnacionales: Cinco estudios de caso en el Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
DEGREGORI, Carlos (1986). Del mito del Inkarri al mito del progreso: Poblaciones andinas, cultura e identidad nacional. En: Socialismo y participación, N° 36. Lima: Centro de Estudios para el Desarrollo y la participación.
HURTADO, Wilfredo (1995). Chicha peruana: Música de los nuevos migrantes. Lima: Grupo de Investigaciones Económicas.
LAURA, Miguel (2010). La rica cumbia: Las voces que hicieron historia. Lima: LP Producciones.
LLÓRENS, José (1983). Música popular en Lima: Criollos y andinos. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
MATOS, José (1984). Desborde popular y crisis del estado: El rostro del nuevo Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
MONTOYA, Rodrigo (1996). Música chicha: cambios de la canción andina quechua en el Perú, en: BAUMANN, MAX. Cosmología y música en los andes. Madrid: Iberoamericana.
MENESES, Max (2001). Inmigración, urbanización y medio ambiente en el valle de Chancay. En: Revista de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Año 5, N° 7. Lima: Facultad de Ciencias Sociales de la UNMSM.
ROMERO, Raúl (2004). Identidades múltiples: memoria, modernidad y cultura popular en el valle del Mantaro. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú.
SOTO, Ricardo (1993). La redefinición de las comunidades en el valle del Mantaro. Huancayo: Centro Cultural José María Arguedas.
VÉLIZ, Jesús (2011). Universidad Comunal. Origen de la Universidad Nacional del Centro del Perú. Lima: Veme Asesores Publicitarios.

ESPECIAL: La chicha no es limeña (IV)

ESPECIAL: La chicha no es limeña (III)

ESPECIAL: La chicha no es limeña (II)

ESPECIAL: La chicha no es limeña (I)

Nota: Para más información pueden leer el ensayo: “La chicha no es limeña. La música chicha como una variante de cumbia de los andes centrales del Perú.” de Fernando Ríos Correa. 2012.

Anuncios