Etiquetas

, , , ,

A 10 años de la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y más de 20 años de la desaparición forzada de 33 estudiantes de la UNCP, recordamos este caso que en número es superior a casos como La Cantuta y Barrios Altos, pero igual en cuanto a crueldad, ensañamiento e injusticia.

 Título: Exhumación

Título: Exhumación

Las vocecillas endebles que pronunciaban la palabra “indulto” para el ex presidente Alberto Fujimori, en plena campaña presidencial del 2011, han cobrado mayor fuerza este año, sin embargo siguen siendo débiles. Mientras tanto las voces que claman justicia por sus muertos, desaparecidos y por todo el horror que les tocó vivir, de parte de un Gobierno que no cumplió con su principal función: proteger sus derechos, proteger sus vidas. Esas voces no se han apagado. En todas partes del país dos eran los enemigos los ‘tucos’ y los ‘milicos’, la población civil se vio en medio de una lucha sin cuartel. Huancayo no fue ajena a estos eventos, las zonas rurales eran atacadas constantemente y en la ciudad, la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP), libraba batalles aparte.

Una madre de familia quien buscaba a su hijo, un estudiante de ingeniería eléctrica, resume la angustia que sentía de no encontrarlo con estas palabras: “…y los muertos seguían apareciendo”. Mujeres jóvenes decapitadas, ultrajadas, jóvenes con un mayoritario pronóstico de muerte por fractura encéfalo craneana y torturas (similar a las víctimas del caso de la Universidad La Cantuta); aparecían a orillas del Río Mantaro. Todas estas acciones se incrementaron entre los meses de julio y octubre de 1992. En estas fechas se registra el mayor número de desapariciones, que haciende a un total de 33 alumnos plenamente identificados, de muchos de ellos aún no se han encontrado sus cadáveres.

Algunos cuerpos fueron arrojados desde un helicóptero en la selva, ya que la fiscal Imelda Tumialán reclamó por los secuestros y los cuerpos que aparecían. Para no despertar más curiosidad el Gral. EP Carlos Torres Rodríguez (Jefe del Centro Mantaro en 1992 y principal responsable, fallecido hace algunos años) optó por este inhumado hecho (relatado en la revista Crónika Nro 2); estos datos fueron proporcionados mediante una nota anónima de un grupo denominado León dormido, los mismos que dieron las pistas clave para revelar el caso La Cantuta.

 Según el Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), fueron 18 alumnos muertos en manos del PCP-SL, 43 ejecuciones extrajudiciales y 33 desapariciones por las fuerzas armadas. Han pasado más de 20 años y la palabra olvido no debe de ser una opción. Han pasado 10 años desde la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación y más de 20 años desde que la justicia es esquiva para muchas familias.

Anuncios