Etiquetas

, ,

1620601_582933061797270_1994061455_n

La II Bienal de Fotografía de Lima inició sus actividades en el mes de abril con muestras fotográficas en diversos museos de la capital.

Junto a esta importante actividad se inició la controversia por lo que se entiende como “fotografía contemporánea peruana”. El debate no duró mucho tiempo y medios como Lima Gris, lejos de realizar un trabajo periodístico, se limitó hacer un cargamontón a los curadores de la Bienal y promotores. Sus acusaciones vanas y sus entrevistas sin fundamentos, llenas de insultos, lo único que ha ocasionado es el desprestigio al periodismo cultural.

En este post podemos leer la postura cerrada que tiene el director de Lima Gris con respecto al trabajo de Luz María Bedoya. Con el primer párrafo predispone al lector a juzgar su obra solo por tres fotografías que son parte de uno de los, no menos, diez trabajos que se muestra en la galería. Además en el vídeo vemos como trata de enfrentarse al curador Miguel López a quien le hace preguntas incómodas y sin una base sustentada, solo lo que él opina y piensa, o sea no cumple la labor periodística de objetividad y menos aún de veracidad.
Pueden visitar todas las exposiciones este fin de semana según su gusto por el tipo de fotografía que realizan o siguen. La mayoría de las exposiciones tienen una historia que contar (obviamente no todas llegan a cubrir las expectativas).

Además, este mes se han dado los nombres de los ganadores de los concursos de fotografía más importante de nuestro país, premio Eugene Courret y Salón Nacional de Fotografía ICPNA. Una vez más los comentarios en contra no se han hecho esperar.

En cuanto al premio Courret, este concurso premia la mejor serie documental o periodística, las fotos ganadoras de este año, al igual que las del año pasado, tienen lo que el concurso busca. Una historia con un tema fuerte (la destrucción que causa la minería ilegal) y fotografías bien compuestas (muestra desolación y abandono). Si bien las imágenes pueden parecer por momentos bellas eso nos recuerda a las fotografías de Robert Capa sobre la guerra, él decía que había belleza en la guerra, Tony Vacaro le decía, solo hay destrucción.

Sin embargo queda aún el fantasma del concurso pasado, donde los premios del segundo y tercer lugar dejaban mucho que desear.

En relación al otro concurso, las fotografías aún no se ha expuesto. La temática de este concurso no especifica el tipo de fotografía que se puede presentar. Por ello en las fotos ganadoras que están circulando podemos ver diferentes expresiones, tal es el caso de Samuel Chambi, cuyo trabajo nos recuerda al del artista Walead Beshty y Jim Lambie. Sus fotos no son nuestras favoritas entre los ganadores y finalistas, no por ello desmerecemos su trabajo. La fotografía al fin y al cabo es también un medio de expresión.
La muestra se presentará desde la próxima semana en el ICPNA del centro de Lima, atentos todos.

Lo que si trae a consideración es la parte ética del concurso, en muchos concursos se prohíben en las bases la participación de personas involucradas directamente con las instituciones organizadoras (profesores y trabajadores), en este caso el Centro de la Imagen, la Alianza Francesa y el ICPNA. La sorpresa (y justa indignación) se dio el año pasado cuando dos profesoras de la institución ganaron el segundo y tercer puesto, siendo uno de los jurados el director de la misma institución. Las organizaciones involucradas deben tomar parte para dejar en claro este punto en cuanto a las bases de los concurso que patrocinan.

Anuncios