¿Por qué fracasa un proyecto en el ámbito cultural? En esta lista, David Roselló Cerezuela* nos explica, de forma sarcástica, algunos motivos. Un jalón de orejas necesario para los gestores culturales.

cultura_2

“15 Consejos infalibles para fracasar en un proyecto cultural**

  1. Trabaja siempre en solitario, no delegues nunca ni lo hagas en equipo. ¡Los demás son un estorbo para alguien tan brillante como tú!
  2. Haz un esquema complejo, lleno de símbolos, flechas, conectores, enlaces y contra flechas. Utiliza términos raros, anglicismos difíciles de pronunciar y nociones ambiguas. Nadie va a entender nada pero hace moderno y siempre parece que sabes mucho.
  3. ¿Para qué hacer un diagnóstico previo si ya sabes qué y cómo vas a hacer en tu proyecto? Inventa primero tu actividad y créale luego un contexto a su medida.
  4. Análisis previos: ¿para qué matarte si nadie se lo va a leer? Copia la primera página web que encuentres y listo. Si alguien insiste, atibórrale de datos.
  5. No vale la pena innovar en un proyecto. La gente no lo va a entender ni apreciar. Haz algún retoque al proyecto anterior y ya tienes uno nuevo. ¿Haz visto qué fácil?
  6. No investigues sobre experiencias previas. Seguro que es la primera vez en la historia de la humanidad y en la capa de la Tierra que alguien ha tenido una idea tan original como la tuya. ¡Es que ya no queda gente como tú!
  7. Asegúrate el éxito del público. Dirígete a “todo el mundo” y seguro que aciertas.
  8. No detalles los objetivos. Cuanto más ambiguos sean, más fácil será luego inventar resultados satisfactorios.
  9. Piensa en la evaluación sólo al terminar el proyecto. Verás cómo siempre sale exitosa.
  10. ¿Estrategias? Demasiado complicado. Olvídalo. Seguro que nadie las echará en falta.
  11. Centra tu proyecto en las actividades y no en los objetivos. Las acciones es lo que, al final, se ve. Todo lo demás es bla-bla-bla. Si te preguntan di que tu objetivo es llevar a cabo las actividades.
  12. No pierdas el tiempo planificando y haciendo cronogramas. Alguien con tanta veteranía como tú no necesita de estos instrumentos. Hazlo como siempre, si hasta ahora ha ido bien, ¿por qué vamos a cambiarlo?
  13. Cualquier esquema de producción es bueno. Total, luego improvisamos, ¡cómo siempre!
  14. No planifiques los recursos y el tiempo, como vaya viniendo irás viendo, ¡gran máxima de la planificación estratégica!
  15. No planifiques las funciones de cada cual en el equipo. En la confusión siempre será más fácil echarle la culpa a alguien de los que sale mal y otórgate tú, ¡cómo no! los factores de éxito.

Finalmente recuerda: si un proyecto fracasa… ¡siempre es culpa de la gente que no se interesa por la cultura!” —

*David Roselló Cerezuela es máster en Gestión Cultural y director de Nexe Cultural, se ha especializado en la asesoría y consultoría de proyectos y políticas culturales y en la gestión de procesos formativos de cultura. Director, coordinador y docente en más de un centenar de cursos de gestión cultural durante más de 20 años en España y América Latina. En los últimos 15 años, ha realizado numerosos estudios para instituciones públicas y privadas.

**Tomado del libro: “Diseño y evaluación de proyectos culturales” (Ariel, Barcelona, 2007)

Anuncios